La nevera de Europa, su oxígeno. Los alpes se abren paso marcando fronteras entre algunos países del sur de europa. Una de ellas, define el límite entre Francia, Italia y Suiza, alzándose del resto con manto blanco. Disputada entre países vecinos, el Mont Blanc o Monte Bianco, se eleva orgulloso tocando el techo de Europa. Uno de los 82 cuatromiles, el mayor. Con 4.810 metros luce orgulloso su redondeado perfil. No por ello más accesible. Es uno de los picos más demandados por los montañeros, ya que la dureza de su camino pone a prueba a aprendices y eruditos. Una zona con los mejores alpinistas del mundo y las mejores escuelas.

A esta altitud se conservan, perdón, se afanan por conservarse los impresionantes glaciares alpinos. Luchando año tras año con las altas temperaturas en aumento y las nevadas cada vez menos copiosas que no consiguen regenerarlos. Hay uno en concreto, Mer de Glace, en el que la marca del tiempo se plasma evidente a lo largo de sus cientos de peldaños. Es sobrecogedor ver los carteles con el año por donde llegó a pasar el mar de hielo en su descenso. No volverás a ver la humanidad de la misma forma.

A los pies del Mont Blanc, se mantienen volátiles otros grandes glaciares, como el d’Argentière o Bionnassay, donde tu corazón se estremece cada vez que el rugir del glaciar se hace audible. Y si consigues ver la rotura de algún trozo de hielo, enhorabuena, habrás sido cómplice del paso del tiempo, de las altas temperaturas y del avance de una nueva era, el Antropoceno.

Pero no todo es malo. Es evidente nuestra huella, sí, pero cada acción tiene su reacción. Y lo que deja un glaciar en su retroceso es parte de las maravillas del mundo. Los valles, los ibones, sus animales, sus plantas… Todo ello nace de los sedimentos que dejan estas masas de hielo. Alguno de estos pequeños lagos impresionan, hipnotizan, tanto por las vistas como por su azul eléctrico.

Admirar cualquier rincón de valle de Chamonix es placer absoluto. Déjese aventurar por el espíritu montañero, descienda en mountain-bike por los senderos más asombrosos desde algunos miradores hasta las magníficas casadas. O en ala delta, si su altímetro interno se lo permite. Aprenda de las lecciones de los mejores monitores de montaña, escale junto a ellos por hielo, nieve o roca, estás en las mejores manos.

Y enamórese de las vistas desde el Aiguille du Midi, donde no podrás olvidar el infinito de montañas.

theroutefilms

Viajamos alrededor del mundo descubriendo lugares y momentos junto a grandes personas con muchas historias que contar. Capturamos nuestra visión más personal y la reducimos a pequeñas historias audiovisuales. Este proyecto trata de acercar al visitante algunos de esos fragmentos y fotografías realizadas por el camino y que no podíamos dejar en el olvido.

Ver todas las publicaciones

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete!

Déjanos tu email para estar al día de nuestras publicaciones.